AHORA ESTAS ESCUCHANDO LA MOVIDA DE LA TARDE | Lunes a Viernes 14:00 a 19:00
FM RECORDS EN VIVO

LOS NIÑOS EXPRESARON EN UN MURAL SUS VIVENCIAS DURANTE EL TEMPORAL

Los alumnos de la Escuela Nº 155, ubicada en el barrio Pueyrredón, elaboraron bocetos sobre sus sensaciones respecto a la catástrofe climática que afectó a la ciudad y luego lo plasmaron en un mural adentro del establecimiento. Fue una actividad propuesta por la Oficina de Derechos y Garantías de la Niñez, Adolescencia y Familia, y otros organismos pertinentes

La oficina de Derechos y Garantías de la Niñez, Adolescencia y Familia, que depende del Concejo Deliberante, elaboró un proyecto en conjunto con la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia y la Dirección del Sistema de Protección de la Niñez, Adolescencia y Familia, para trabajar con alumnos de la escuela Nº 155 respecto a sus sensaciones tras el temporal.

“Esta propuesta consta de trabajar en la posemergencia sobre el desastre natural climático que padeció la ciudad hace casi 55 días. Se propuso trabajar mediante la expresión artística -en este caso murales- para que los chicos puedan pasar de sujetos damnificados a sujetos activos de derecho”, explicó Patricia Stefanazzi, directora de la Oficina de Derechos y Garantías.

Durante dos días los chicos de todos los cursos hicieron los bocetos en base a su representación de lo sucedido y se juntaron todas las hojas para que los muralistas que vinieron desde Buenos Aires pudieran tomar la idea general para llevarla a la pared, respetando siempre lo que querían expresar los chicos. Y finalmente este miércoles los dibujos comenzaron a tomar vida en la pared. “La idea es que ellos puedan plasmar en los murales sus emociones, lo que piensan, sus sentimientos, el ámbito del interés superior del niño. Algunos lo pudieron vivenciar directamente y otros de forma indirecta, con la experiencia de familiares, amigos o vecinos”, aduce Stefanazzi.

La propuesta resultó exitosa porque además los niños pudieron expresarse sin imágenes violentas, destacando lo más notable para ellos. En este sentido, Stefanazzi resaltó que “los niños pudieron trabajar siempre desde lo positivo, por eso además de la lluvia y el barro, aparece el sol, muchas manos, gente trabajando, los vecinos. También se podían observar la imagen de las máquinas en los dibujos. Estamos muy contentos de trabajar desde lo emocional de los niños”.

VOLVER ATRÁS